lunes, 13 de septiembre de 2010

A propósito de la lectura de un texto narrativo

     Luis Barrera Linares en el capítulo III de su texto Discurso y Literatura (2003), nos coloca en la posibilidad de percibir el texto narrativo como un discurso capaz de ser analizado a partir de dos dimensiones básicas: la textual y la contextual, por supuesto, parte de la teoría de Teun van Dijk(1983) y en este sentido, está consciente de que en "la lectura de lo literario implica una cierta predisposición que ritualiza tal evento" , todos estamos conscientes de la naturaleza ficcional de cualquier texto literario; destacando, además, que el verdadero sentido del texto se construye entre ambos, "emisor y receptor comparten la tarea de crear el significado de la literatura, orientado por las concepciones literarias y culturales de un momento histórico específico"(Martín Wallace(1987). Toda narración literaria, todo relato, se sustenta en tres microacciones(estado inicial-modificación-estado final), es decir, introducción desarrollo y desenlace, clásica tipificación del cuento tradicional a partir de un eje temporal. En tal sentido, se hablará de un nivel de la historia (fábula) y un nivel del discurso (texto).
     A sabiendas de que todo texto literario no es más que una posibilidad ficticia de acontecimientos, Barrera Linares resalta la nominación que a estos textos  le otorga  Van Dijk denominándolos, narrativa artificial, sin olvidar la clasificación aristotélica entre verdad y verosimilitud. Corresponderían a una narrativa natural categorías como la biografía, el testimonio, la historia; en cambio, la novela, el cuento,la epopeya, pertenecerían a una narrativa artificial. De todos modos, lo fundamental no es la denominación de estas historias sino la percepción lógica y coherente del relato. El texto narrativo muestra la historia a través del discurso del narrador muchas veces a través de una superposición de los planos temporales que  al finalizar la lectura del texto debe mostrar la reconstrucción secuencial lógica (causa-efecto)."la linealidad de un texto narrativo debe ser recuperable, aún en los casos de formas discursivas altamente complejas en la estructura superficial" (Barrera Linares, p.66) o discursiva, propiamente dicha.

Referencia:Luis Barrera Linares (2003): Discurso y Literatura.Caracas. Libros de El Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.